“Hablar es una necesidad, escuchar es un arte”

escuchar en los negocios

Dijo el científico y novelista alemán, Goethe, que “hablar es una necesidad, escuchar es un arte”. Recurro a su frase como título y para comenzar este post, a través del que intentaré exponer las razones y motivos por los que ser buen directivo y saber escuchar son dos conceptos que están intrínsecamente unidos.

Afirmaba Goethe con gran acierto que “escuchar es una necesidad”. Y es que, si nos paramos por un momento a analizarlo, rápidamente nos daremos cuenta de que hablamos para ser escuchados, ya que la escucha valida el hablar.

GRATIS
TU PLAN DE CARRERA PERFECTO - Personalizado para ascender

La otra afirmación de Goethe asegura que “escuchar es un arte”. Cierto también… Y es que cuando hablamos de escuchar, no hablamos del mero hecho biológico de oír, sino de comprender e interpretar lo que están diciendo.

A priori parece más importante y relevante saber hablar que saber escuchar. Sin embargo, no es así; es precisamente la capacidad de escuchar y saber escuchar una de las características que más se valoran en un directivo.
Es probablemente en la escucha donde radica una de las mayores dificultades de cualquier directivo, ya que es muy habitual que este tipo de profesional se centre más en lo que tiene que decir y cómo lo debe decir que en lo que realmente le están diciendo.

Son muy comunes los casos de directivos prometedores con un gran componente racional que fallan en el desarrollo de sus responsabilidades profesionales y ejecutivas por el simple hecho de contar con escasas habilidades emocionales y un exceso de impaciencia. A pesar de contar con un inmenso potencial, fallan por no saber escuchar, por no tener en cuenta al interlocutor, lo que lleva ofrecer respuestas rápidas, precipitadas y, al no escuchar y no saber y comprender el problema, poco coherentes.

La clave principal para evitar este  mal común entre directivos (y también los que no lo son) es mostrarles la importancia de escuchar y comprender desde la racionalidad y también desde las emociones; y luego, la importancia de ser escuchados y comprendidos. El profesional debe centrarse en lo que le están diciendo desde una perspectiva racional y también emocional; y después preocuparse en lo que dice y cómo lo percibe e interpreta su interlocutor.

No es tarea sencilla, pero con práctica, todo se puede lograr… es cuestión de practicar la escucha del interlocutor y la propia. Y, sobre todo, antes de responder, tener la calma suficiente para reflexionar e interpretar lo que están diciendo.

Con un poco de paciencia, humildad y práctica, los resultados se harán visibles…

13 comentarios
  1. Lourdes
    Lourdes Dice:

    Estoy totalmente de acuerdo sobre la importancia de saber escuchar. Hoy dia en este mundo de prisas en el que vivimos, nos es muy dificil escuchar, no solo en el ambito profesional, tambien en el personal.

    Responder
    • JOSE RAMON
      JOSE RAMON Dice:

      Hablamos de comunicación efectiva cuando los mensajes son descodificados por el receptor de la forma más parecida a la intentada por el emisor. Hay una serie de elementos como la cultura, los códigos utilizados, las situaciones y otros, que intervienen para que lo que se dice sea entendido de una manera determinada.

      Responder
  2. Lourdes
    Lourdes Dice:

    Me ha gustado mucho este artículo porque es una buena reflexión a realizar tanto en el trabajo como en la vida normal. Como trabajadora valoro mucho que me escuchen y sin embargo me cuesta mucho escuchar a los demás. Creo que un buen directivo que sabe escuchar a los demás conseguirá que haya mejor ambiente de trabajo y mayor productividad en consecuencia.

    Responder
  3. Sister
    Sister Dice:

    Un artículo muy interesante. Tengo la experiencia de haber ido a preguntar o consultar algo y apenas he podido decir dos palabras, he recibido una larga perorata que no se a que venia y que no he entendido en absoluto. No se a que viene esto, deber ser por necesidad de auto afirmarse o para no tener que dar ninguna respuesta concreta. El caso es que he vuelto a mi sitio y lo que he pensado es que quizá sea mejor preguntar menos, total la decisión la voy a tomar yo.

    Responder
    • JOSE RAMON
      JOSE RAMON Dice:

      “En una relación, la única persona de cuya conducta soy responsable, soy yo misma/o. Estoy en capacidad de concienciar mis emociones, sentimientos y actos y decidir cambiarlos si no me hacen feliz. No puedo cambiar a nadie más que a mí misma/o. Puedo invitar a otros a cambiar nuestro modelo de relación, pero sólo soy responsable de mí”.
      1. La primera clave de la psicología humana que necesitamos entender es esta. TODO COMPORTAMIENTO RESPONDE A UNA INTENCIÓN POSITIVA.
      2. El segundo principio básico es EL MAPA NO ES EL TERRITORIO.
      3. La tercera idea clara es ELEGIMOS SIEMPRE NUESTRA MEJOR OPCIÓN DISPONIBLE.
      4. La cuarta idea clave de es esta CADA RESPUESTA PROVOCA LA SIGUIENTE.

      Con independencia de la toma de decisiones. Después del encuentro fue un acuerdo de Ganar / Ganar, es decir ambas partes ganaron, o por el contrario una de las partes gano otra perdió o ambas perdieron. Si hubiera un encuentro futuro ¿Qué Confianza y Compromiso se estableció para el próximo encuentro?

      Responder
  4. Federico
    Federico Dice:

    Me parece muy útil la práctica de la atención en la escucha interpersonal.
    Creo que es un tema muy relevante y agradezco que se haya tratado en este artículo…

    Responder
  5. rosario
    rosario Dice:

    efectivamente, “paciencia y humildad” son términos que en muchas ocasiones no existen y el termino “escuchar” cada vez mas es un “término desconocido”, esto lo compruebas cuando la otra persona a la que estás hablando y explicando algo ves que no se ha tomado ni un minuto en escucharte y literalmente “hace lo que le da la gana” y entonces tienes que decir “para y piensa lo que te he explicado paso a paso”, esto si llegas a tiempo claro, porque mucha veces el mal ya está hecho.muchas personas no se paran a pensar y ORGANIZAR EL TRABAJO Y ELTIEMPO, simplemente se ponen a realizar trabajos inconexos a diestro y siniestro. esto por supuesto vale para tu vida profesional y laboral.

    Responder
  6. Jose Ramon
    Jose Ramon Dice:

    MUCHAS GRACIAS por TU comentario.
    Es el Escuchar, no el Hablar, lo que confiere sentido a lo que decimos. Como dices no son pocas ocasiones cuando “escucho” a mis clientes que en sus departamentos o compañías su percepción es que se trabaja como “pollos descabezados” y que se genera una situación con el tiempo de agotamiento.
    Escuchar es: callar, mirar a los ojos, estar atento, dar tiempo, ser paciente y parafrasear para ver si hemos entendido.
    ESCUCHAR = oír + interpretar.

    Responder
  7. Cristina Andarias
    Cristina Andarias Dice:

    Creo que quizá el problema de algunos directivos es que,
    como cuando se dirigen a ti, ya tienen claro lo que te van a decir, no se plantean siquiera que pueda tener importancia lo que tú les puedas contar. Hablar te coloca en una posición de autoridad y escuchar, a priori, no.
    Por supuesto que escuchar es esencial para poder estar a la altura de lo que se dice, pero cuando impera el: “aquí mando yo”, la escucha queda en segundo plano.
    Se confunde autoridad con autoritarismo.

    Responder
  8. marga
    marga Dice:

    ¿Se puede dar el caso contrario? Que se dé mejor escuchar que hablar? En ese caso…habría que “hacérsolo mirar”? Parece una pregunta tonta pero cuando se trata de hablar de uno mismo, a veces, no es fácil encontrar las palabras. Admiro a quiénes saben poner nombre a lo que sienten/experimentan/quieren. Gracias!!!

    Responder
  9. JOSE RAMON
    JOSE RAMON Dice:

    MUCHAS GRACIAS por TU comentario MARGA.
    En mi experiencia de muchos años en lo laboral, los candidatos en las entrevistas enumeran sus titulaciones, las compañías donde han desarrollado su trabajo con detalle. Lo hacen con afirmaciones, declaraciones, opiniones, ofertas, y peticiones. Cuando tienen que hablar de ellos mismos ¿Quién eres?, ahí el acto del habla cambia a hacer generalizaciones, pasivizar, encasillar, encubrir. Como dices no encuentran las palabras. No están entrenados para hablar de ellos mismos. El lenguaje da o quita poder, la responsabilidad es tomar acción, la culpabilidad victimismo. Tomar acción es tomar riesgo y tomar riesgo es crecer.

    Responder
  10. JUAN
    JUAN Dice:

    Escucha a los miembros de tu equipo como quisieras que te escucharan tus superiores. Esto debería el lema de los que ocupamos mandos intermedios, pero no es fácil. Supongo que se aprende practicando.

    Responder
  11. Jose Ramon
    Jose Ramon Dice:

    MUCHAS GRACIAS Juan por TU aportación.

    Efectivamente existen hoy día herramientas de práctica de la escucha Activa. Como dices el objetivo es integrar estas herramientas y como cuando éramos niños nos caíamos ¿Y qué hacíamos? levantarnos, no nos quedábamos inmóviles, frustrados en un estado perpetuo de inacción.

    Personalmente una de las herramientas más poderosas que he conocido si no la más es la ASERTIVIDAD, la práctica de la misma me ha llevado a cotas personales muy altas de las cuales me siento profundamente satisfecho. He dejado de vomitar las palabras y he pasado a tener conversaciones muy enriquecedoras y resolver / disolver conflictos sin lesionar mis emociones, diciendo lo que pensaba, lo que sentía, lo que necesito, a la persona indicada, en el momento adecuado, de la forma apropiada, respetando mis derechos, respetando los del otro y sin sentimiento de culpa. Además de mantener una corporalidad serena y un tono, ritmo, volumen, armonía adecuados.

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *