La importancia de las acciones cotidianas

¿Sabes cuál es tu mayor deseo? Esta es una pregunta, que muchas personas no saben contestar. Cada persona es un mundo y desea cosas diferentes, unos desean hijos, otro dinero, otros trabajar en algo que les llene etc…. Pero hay algo en lo que coinciden muchas personas cuando le preguntas, ¿Cuál es su mayor deseo? A lo que responden, ser feliz. Este deseo es un gran deseo, un deseo del corazón y solo llegarás a él mediante las acciones cotidianas.acciones cotidianas

La importancia de las acciones cotidianas

Los deseos se pueden clasificar en 3 tipos:

  • Pequeños deseos
  • Deseos cotidianos
  • Y grandes deseos

Estos últimos, son aquellos que pide tu corazón. Los reconocerás porque más allá de ellos no hay otros. Estos pueden ser: Felicidad, amor, paz…

Por ejemplo:

Tu deseo es ser millonario. Y yo te pregunto – ¿para qué? Una de tus respuestas puede que sea- Para dejar de trabajar y pasar más tiempo viajando y con mi familia. Y te vuelvo a preguntar – ¿Para qué? Me dirás para ser feliz. Si te vuelvo a preguntar ¿Para qué?, puede que me vuelvas a responder, para ser feliz.

No hay una respuesta más allá. Ser feliz es uno de los más grandes deseos. La cuestión es cómo llegar a ellos.

Para cada persona, la felicidad significa algo distinto. Para algunos la felicidad es, disfrutar con su familia, para otros trabajar en lo que más les apasiona y para otros, sentirse realizados….

Pues aquí, es donde cobran importancia los pequeños deseos. Tener una familia, desarrollarme profesionalmente, ser voluntario en África. En la medida que realicemos nuestros pequeños deseos nos acercaremos a los grandes.

La cuestión es saber colmar los pequeños deseos y a ellos se llegar a partir de los deseos cotidianos.

Si quieres tener una familia para ser feliz, debes trabajar día a día para que se convierta en realidad. Buscar pareja o cuidar la que ya tienes, invertir tiempo de calidad con tus hijos, aprovechar todos los momentos con ellos. Construye una familia.

Con pequeñas acciones cotidianas cumplirás esos deseos y con ellos cumplirás los pequeños deseos. Y cuando ya consigas estos, tus grandes deseos vendrán de la mano.

Ve siempre a por tus grandes deseos

Se dice que el que verdaderamente fracasa es porque no lo intenta.

Puede que tengas miedo a fracasar, a sufrir o a equivocarte. Nadie te asegura que tus deseos se cumplirán. Lo que sí es seguro, es que no hacer nada, no te llevará a ellos.

Tendrás que pasar por un camino de aprendizaje para poder llevar a cabo acciones que te acerquen a cumplir tus sueños. Puede que algunas conlleven riesgos. Entonces pregúntate ¿Vale la pena? Si te vale la pena, ese es el camino hacia tu gran deseo.

Esta es la fuerza de las acciones cotidianas, son necesarias para que llegues a cumplir tus grandes deseos.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acepto la política de privacidad *

Acelera tu carrera  te informa que los datos de carácter personal que nos proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por José Ramón Valbuena como responsable de esta web. Finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales: gestionar el alta a esta suscripción y remitir boletines periódicos con información y oferta prospectiva de productos o servicios propios y de terceros afiliados. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@aceleratucarrera.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar nuestra política de privacidad.