Las claves para ser un buen comunicador y no morir en el intento

Muchas veces creemos que tenemos una gran capacidad de comunicación. A veces, sobre todo en el ámbito profesional, tanto es así que llegamos a pensar que no es nuestro modo de comunicarnos el problema, sino los demás los que no saben escuchar.

Antes de continuar hago un paréntesis para compartir con vosotros esta afirmación que hizo el científico Miller y que me parece que viene al caso.

Señalar los errores de los demás como justificación de nuestros problemas es el pasatiempo número uno de las sociedades individualistas. 

GRATIS
TU PLAN DE CARRERA PERFECTO - Personalizado para ascender

Retomando el tema, debemos ser conscientes de que el enemigo más grande del desarrollo personal puede llegar a ser nuestra forma de pensar. Si creemos ser perfectos y los demás no están a nuestra altura, difícilmente nos plantearemos cómo mejorar, ni mucho menos cómo mejorar.

Por experiencia te puedo decir que todas las personas tenemos unos puntos más fuertes y otros más débiles en lo que a nuestra comunicación se refiere. Y, sobre todo, no hay una sola persona en este mundo que no precise trabajar para mejorar su comunicación.

A continuación te facilito algunas claves para mejorar tu comunicación:

Conócete

Antes de realizar cambios, debes conocer cuáles son tus puntos fuertes y cuáles los más débiles. Los fuertes, mantenerlos y potenciarlos. Los débiles, trabajar para mejorarlos.

Una buena manera de comenzar es repasar los últimos encuentros que has tenido y en los que has puesto en práctica tu comunicación.
Describe tu estilo a la hora de comunicarte, pregúntate cómo te has comunicado, cuáles fueron las consecuencias que han provocado la forma en la que lo has hecho, qué herramientas has utilizado y cuáles han sido positivas o negativas, qué otras herramientas podrías utilizar, etc.

Ten actitud positiva

Una actitud positiva es fundamental para casi todo en la vida. En este caso no es una excepción.

Nuestras actitudes derivan de nuestras creencias, de nuestros sentimientos y de nuestras intenciones.

Y en cualquier acto comunicativo, nuestras actitudes, son tan importantes como nuestro comportamiento.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *