Entradas

calidad de vida¿Cuántas veces a pasado por tu mente, incluso por tu lista de propósitos, organizar mejor tu tiempo para vivir con más tranquilidad? Estoy totalmente seguro que más de una vez… Mi pregunta es, ¿además de proponértelo, has buscado una solución?
Déjame decirte que buscar esa solución es muy importante e incidirá directamente en tu calidad de vida.

Administrar y optimizar el tiempo es fundamental para realizar la gran cantidad de tareas que debemos hacer cada día sin sacrificar nuestra vida personal. A continuación te facilito las claves para administrar bien tu tiempo:

Organízate con cuadrantes para optimizar tu tiempo y gana calidad de vida

Importante y urgente

Añade en este cuadrante todas las tareas y actividades que debes realizar de manera inmediata.

Es muy frecuente que aplacemos algunos asuntos hasta convertirlos en algo muy urgente e incluso llevándolos a límites peligrosos, que generan crisis o un grado de estrés muy elevado.

Este cuadrante sirve precisamente para evitar esas situaciones complicadas. Pero has de tener en cuenta que no debe estar demasiado lleno de tareas este cuadrante, porque si lo saturas, acabará por dominando tu tiempo y no te permitirá margen para atender otros asuntos.

Importante y no urgente

Este es un cuadrante de planificación a largo plazo. El objetivo de este cuadrante es que te anticipes a los acontecimientos y problemas, de manera que tengas margen para organizarte y ejecutar las tareas con tiempo.

Si logras organizar este cuadrante de la manera adecuada y actuar, lograrás un punto fundamental para evitar estrés, que es la previsión y la preparación ante lo que sabemos que va a ocurrir.

Urgente y no importante

Ojo, uno de los grandes problemas a la hora de organizar nuestro tiempo es que la mayor parte del mismo lo pasamos resolviendo asuntos de este cuadrante porque los confundimos con el primero.

Se trata de tareas que, por lo general, contribuyen a la satisfacción de los demás, como pueden ser atender llamadas, reuniones improductivas o innecesarias, responder a correos electrónicos, etc.

Procura tener un buen conocimiento y control de lo que va y ocurre en este cuadrante y tendrás una buena parte del camino recorrido.

No urgente y no importante

Aquí tenemos el cuadrante o listados de tareas y actividades a las que acudimos para huir del estrés, del agobio, de la saturación…

Es importante que sepas que no nos aporta gran cosa y que, invertirle horas a estas tareas solo nos hará perder un tiempo valioso en cosas innecesarias, al menos en este momento.

 

Deseo que este artículo, con las claves para redistribuir y organizar tus tareas de manera eficaz y efectiva, basado en las técnias que nos ofrece el best seller “Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva”, de Stephen Coveyte, te ayuden a organizarte mejor y mejorar tu calidad de vida. 
Si te animas a ponerlo en práctica, te invito a contarnos tu experiencia, lo que te ha funcionado y lo que no, en los comentarios. Así podremos aprender un poquito más todos.
Hasta el próximo artículo. Te envío un gran abrazo.

reuniones

“El tiempo es un bien escaso”. Pero esto no es solo un refrán, es una realidad que debemos tener muy presente en cualquier empresa u organización. El tiempo, al igual que hacemos con el capital, debemos invertirlo a conciencia y con prudencia.

Las reuniones son la más potente con la que cualquier líder o directivo puede contar para forjar un buen equipo de trabajo.
La definición de las estrategias, la resolución de problemas, la toma de decisiones, el desarrollo de capacidades… es mucho lo que puede dar de sí una reunión si se afrontan y asumen de la manera adecuada.

Para sacar el máximo partido al trabajo, es fundamental exprimir al máximo el potencial humano y ponerlo en valor. Y para conseguirlo, sin ninguna duda, las reuniones son uno de los grandes aliados de líderes y directivos.

Deshazte de la idea de que el tiempo es gratis. No lo es. Pero no solo no lo es, sino que es fundamental convertirlo en una buena inversión.

Con respecto al nivel en el que te encuentras en este momento en lo que a este tema se refiere, te invito a plantearte las siguientes cuestiones:

  1. ¿Organizas reuniones en tu empresa o con tu equipo?
  2. ¿Has definido una frecuencia para las mismas? (¿las convocas de manera semanal, quincenal, mensual…?)
  3. ¿Has fijado siempre la misma hora para que los participantes adquieran esa reunión como un hábito?
  4. ¿Cuentas con una agenda compartida en la que todos los participantes de la reunión pueden consultar y estar al tanto de la orden del día y objetivos de las reuniones?
  5. ¿Revisas al inicio de tus reuniones los puntos acordados en la reunión anterior?
  6. ¿Participan todos los miembros del equipo en las reuniones?
  7. ¿Los motivas para que intervengan y participen en las reuniones?
  8. Todos sabemos que siempre hay miembros en un equipo a los que les cuesta más la participación, ¿estás fomentando la participación de estas personas a las que les cuesta un poco más?
  9. ¿La participación de los miembros del equipo en las reuniones se centran en quejas, o por el contrario son para plantear dudas, ideas y aportar soluciones?
  10. ¿Dedicas unos minutos para reconocer los logros de tu equipo y hacer mención de las cosas positivas que han sucedido?
  11. ¿Las reuniones finalizan a la hora acordada?
  12. Cuando finaliza la reunión, ¿cada participante tiene claras las tareas que debe desarrollar de cara a la próxima reunión?

Estas son solo algunas cuestiones clave que es importante plantearse para hacer una evaluación. Si la mayor parte de tus respuestas a estas preguntas es negativa, ¡es hora de actuar

¿Hablamos? Te explicaré de manera práctica cómo convertir tus reuniones y las de tu equipo en una verdadera herramienta de crecimiento.