Cómo mantener la positividad

positividad

Ser positivo es clave en todos los aspectos de nuestra vida, también en nuestra faceta profesional. Es la positividad la que nos permitirá salir adelante, superar las piedras en el camino, encontrar sentido a lo que hacemos, hacer frente a nuevos retos, incluso encontrar la recompensa y sentirnos realizados.

Mantenerse positivo la mayor parte del tiempo no siempre es fácil, pero teniendo en cuenta y siempre presentes estas máximas básicas, se puede lograr:

1. La actitud La actitud son esas gafas a través de las que miramos el mundo… Dependiendo de si utilizas los cristales con la graduación correcta o no, una misma situación la puedes ver de diferente manera y también te puede hacer sentir de diferente manera en función de si le plantas cara con una sonrisa o lo haces con una actitud negativa. Si eres de los/as que tienden a resaltar la parte mala de cualquier acontecimiento, situación o circunstancia, es hora de cambiar los cristales. Quizá no encuentres a la primera unos que te permitan ver con nitidez y claridad, pero sí puedes cambiarlos poco a poco… Esfuérzate porque así sea. Comienza buscando el lado positivo a algunas cosas y observa cómo cambia el mundo si al verlo con estas nuevas gafas. Poco a poco, optarás por llevarlas contigo siempre. 2. El respeto Tener y mostrar respeto a los demás, a cada una de las personas con las que te relacionas o tienes contacto, es fundamental para este cambio. No olvides que cada persona es diferente, y cada una posee sus propios sentimientos y también cuenta con una visión particular de la vida; en ocasiones puede coincidir con tu manera de ver las cosas, en otras no. En todos los casos, recuerda: respeto y amabilidad al relacionarte. A todos nos gusta y esperamos de los demás que nos traten con respeto y amabilidad… hay un frase que me gusta y todos deberíamos tener siempre presente:

❝Lo que das, te lo das. Lo que no das, te lo quitas.❞

3. Valora lo que tienes Y no me refiero sólo a lo material, sino más a todas esas personas que están contigo: tu familia, tus amigos, las personas con las que trabajas o con las que tienes relación cada día… Todos ellos aportan cosas buenas y muy positivas a tu vida, valóralo hazles saber tu agradecimiento. 4. Las comparaciones son odiosas Seguramente has escuchado en alguna ocasiones que las comparaciones son odiosas. Incluso puede que en más de una ocasión tú mismo/a lo hayas dicho. Así es, lo son; pero no sólo son odiosas, también afectan de manera negativa en tu vida, ya que pones el foco de atención lejos de ti mismo/a, robándote energía y alejándote de tus objetivos. Piensa en ti como una persona diferente, única. Y evita vivir en función de los logros de los demás; márcate objetivos propios y si tienes que superar a alguien, que sea a ti mismo/a. 5. Acepta tus responsabilidades No trates de escapar de tus propias responsabilidades, ni de buscar culpables donde no los hay cuando las cosas no son como quieres o como habías planeado. Abandona las excusas y toma, de una vez por todas, el mando de tu propia vida. Ello implica aceptar tus responsabilidades y que nadie más que tú mismo/a es el responsable de tu propia vida. No siempre las cosas salen como las hemos planeado… Cuando esto te ocurra, observa bien lo que ha pasado, trata de sacar de ello un aprendizaje… ¡Aprende! Y luego, levántate e inténtalo de nuevo con más determinación —si cabe—; tienes a tu favor ese aprendizaje, ya sabes lo que no debes hacer o cómo no lo debes hacer, convierte esos obstáculos en elementos que te impulsen hacia tus objetivos. 6. Recuerda lo que has logrado Párate de vez en cuando a recordar lo que has conseguido. A veces estamos tan centrados en nuestras rutinas que no sólo no lo recordamos, sino que no somos conscientes de lo que hemos sido capaces de lograr. Si es necesario, crea una lista de “objetivos alcanzados”. Leerla te dará la motivación que necesitas para seguir adelante… Si has conseguido todo eso, puedes conseguir lo que te propongas. 7. ¡Vive con pasión! La misma rutina de la que hablaba antes, a veces, no nos permite disfrutar de las pequeñas cosas. Mira a tu alrededor y disfruta de la sonrisa de alguien que quieres, de tu momento de relax, del trabajo bien hecho, de ese delicioso postre… La vida no consiste sólo llegar a donde te propones, consiste en llegar mientras disfrutas de las maravillas que te ofrece el camino.

1 comentario

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acepto la política de privacidad *

Acelera tu carrera  te informa que los datos de carácter personal que nos proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por José Ramón Valbuena como responsable de esta web. Finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales: gestionar el alta a esta suscripción y remitir boletines periódicos con información y oferta prospectiva de productos o servicios propios y de terceros afiliados. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@aceleratucarrera.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar nuestra política de privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.