Dicen, no estoy tan seguro, que es la carencia de un conocimiento certero, la duda o falta de certeza sobre algo que nos inquieta; otros afirman que es una expresión que manifiesta el grado de desconocimiento acerca de una condición futura y que puede implicar una previsibilidad imperfecta de los hechos; también hay quién declara que se relaciona con algo que no se conoce la probabilidad de que ocurra;  otros opinan que la conclusión final es un “no se” que genera la sensación de lo que no tenemos respuesta exacta o concreta.

A todos nos encanta la sensación de seguridad, de hecho es algo que buscamos constantemente en nuestras vidas, y cuando aparece lo que no conocemos, nos damos cuenta de que la seguridad a la que nos aferramos era irreal.

La solución viene por aprender a convivir con ella, así de simple. Nos guste o no, forma parte de nuestras vidas. Podemos decidir convivir con ella y aceptarla como una posibilidad para aprender y mejorar.

La felicidad siempre está ahí, y es necesario seguir adelante, no dependerá de elementos externos y aprovecha las circunstancias inesperadas para descubrir nuevas oportunidades que tal vez mejoren nuestras expectativas, en un entorno impredecible y cambiante. Tienes que elegir constantemente acciones o tomar decisiones, con consecuencias…

Hace acto de presencia en todos los ámbitos de nuestra vida; en lo familiar por si nuestra pareja va a permanecer siempre a nuestro lado; el futuro de nuestros hijos; nuestros padres se hacen mayores y sufrimos; y en muchos casos innecesariamente, por lo que les pueda llegar a pasar.

En lo personal aparece cuando dudamos acerca de las actitudes de nuestros amigos o cuando tenemos miedo al mirar hacia nuestro propio futuro, y en lo laboral cuando nuestro futuro profesional es incierto o en situación de búsqueda de empleo, temiendo por los ingresos . En las compañías…,futuro competitivo, lo previsible se hace imprevisible; planes estratégicos, estimaciones, previsiones, cálculos de riesgos…Pero ella siempre está ahí, no se puede acabar con ella, ni en la empresa ni en la vida. Es ese vacío de no saber lo que pasará mañana.

Nadie ni los más prestigiosos economistas y mucho menos los políticos…, nos dan información que nos sea útil y con la que nos pudiéramos sentir más tranquilos. Nos saca permanentemente de la zona de confort y puede derivar en estados de insatisfacción permanente, además generando niveles de ansiedad y estrés que pueden provocar ataques de pánico, insomnio, irritabilidad, depresión y otras patologías.  

Interpretamos numerosos estímulos como amenazas y son en muchos casos respuestas anticipadas que tomamos como hechos cuando son solo interpretaciones, meras posibilidades y no verdades absolutas, nuestros instintos vitales primarios reaccionan de esa manera. Es una posición incómoda, pero la certeza es una posición absurda.

Según datos estadísticos la mejor forma de gestionarla es adueñándote de tu propio destino, conociéndote mejor, aprendiendo, siendo flexible para fluir con los obstáculos que te toque sortear y que las claves son las siguientes:

Asumir que está en Tus manos el cambio, y estos días que estamos viviendo son una oportunidad maravillosa. Las interpretaciones aparecen y no las puedes evitar pero sí puedes discernir entre lo que realmente pasa y nuestra opinión. Reflexiona sobre el tipo de observador que eres y cómo vas a actuar. Todo pronóstico está sujeto a riesgos, como el trapecista que entrena a diario pero un día quitará la red y los fallos son consustanciales, si pruebas cosas nuevas es casi seguro que habrá errores.

El agua al transitar por el río, se encuentra con muchos obstáculos que debe sortear para seguir su camino, si fluyes pierdes miedos, ganas en seguridad y desarrollas la confianza.

Uno de los matices de aportar valor a marcar la diferencia es la persistencia. Comprométete con el objetivo y consigue pequeñas metas que te lleven a él. En la lucha entre el arroyo y la roca, siempre triunfa el arroyo…, no porque sea más fuerte sino porque persevera.

Se cree que el conocimiento aumenta la seguridad, cuando aprendemos mejoramos la confianza en nosotros mismos eso que llaman autoestima.

Sean importantes o triviales los objetivos nos vemos abocados a desarrollar la capacidad de sobreponernos a ellos, ya que contar con información y preparación es decisivo y tranquilizador.

  • Diseña tu futuro.
  • Crea un mapa, una guía, un navegador personal…
  • Céntrate en el presente, el pasado es historia y el futuro ficción.
  • Prueba
  • Evoluciona….

¿Quieres pasar a la Acción y abrirte al mundo de las Posibilidades?

¡SALTA!

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acepto la política de privacidad *

Acelera tu carrera  te informa que los datos de carácter personal que nos proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por José Ramón Valbuena como responsable de esta web. Finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales: gestionar el alta a esta suscripción y remitir boletines periódicos con información y oferta prospectiva de productos o servicios propios y de terceros afiliados. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@aceleratucarrera.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar nuestra política de privacidad.