Delegar para alcanzar el éxito

delegarDelegar es para cualquier directivo una de las tareas más delicadas. Y es que, al delegar una tarea o actividad se encomienda a otra persona para que la ejecute, con los riesgos y consecuencias que ello conlleva.

Cuando delegamos a otra persona una actividad o tarea dentro de una organización, automáticamente estamos otorgando a esa persona la posibilidad de realizarla en nuestro nombre, del mismo modo que estamos asumiendo la responsabilidad de algo que no controlamos totalmente, ya que no lo hacemos directamente.
Teniendo en cuenta lo anterior, es evidente que para que la delegación de una tarea sea efectiva y eficaz, es necesario que exista una confianza previa en la persona a la que vamos a encomendar la actividad. Es imprescindible que al delegar, exista la confianza y seguridad suficiente de que esa persona cuenta con la capacidad, interés y predisposición necesaria para ejecutar la tarea con la exigencia y calidad que requiere.
Es por esto que, a pesar de su aparente sencillez, resulta tan complicado delegar…

¿Qué ventajas ofrece delegar?

Cualquier proyecto exige el desarrollo de múltiples tareas que, los límites del tiempo, y en ocasiones también otros factores, impiden que una sola persona pueda realizarlas sola. Aún así, son frecuentes los casos de profesionales al mando de un proyecto o directivos que trabajan al cien por cien de sus posibilidades y capacidad, lo que a la larga puede suponer un inconveniente más que una ventaja a la hora de alcanzar los objetivos.

Sin embargo, cuando se delega una tarea a la persona adecuada, se produce un efecto multiplicador de las capacidades de las personas. Permite una mayor y mejor organización, ampliando las posibilidades y capacidades a través de la participación y colaboración. Delegar, sin ninguna duda, permite aumentar la calidad y la cantidad de los resultados que se obtienen dentro de un proyecto u organización.

Las claves para una delegación efectiva y eficaz:

  • Delegar no es olvidar. Delegar es encomendar y trasladar a otra persona una tarea, pero ello no implica el olvido de la misma, es fundamental realizar un seguimiento y seguir controlándola.
  • Formación. Decía antes que la confianza es fundamental a la hora de delegar. Pues bien, para poder tener esa confianza absoluta en las personas que colaboran en un proyecto, es muy importante su formación, por lo que invertir todos los recursos posibles en formación siempre será positivo.
  • Pregúntate, en cada tarea, si es realmente necesario que la hagas tú. Pregúntate a ti mismo/a si realmente es conveniente que la realices tú o si es una tarea que puedes delegar. Valora las posibilidades y opciones… Y si finalmente conviene delegarla, valora qué persona la puede desarrollar, si hay alguien en tu entorno capacitado y en quien confíes, adelante; si no, valora quién, tras un período de formación, podría realizarla.
    Al hacerte estas preguntas con cada una de tus tareas habituales, te darás cuenta que realmente muchas son delegables, y encomendárselas a otras personas incrementarían tu potencial.
  • Marca objetivos. Establecer objetivos claros es la mejor manera de conseguir que una delegación sea efectiva, ya que con unos objetivos claros, es posible medir y cuantificar. Y esto permite conocer la evolución del proyecto en general y también el compromiso de cada una de las personas que trabajan en él.
  • Crea una atmósfera de confianza. Es importante crear un ambiente libre de miedo en el que cada una de las personas que participan en un proyecto se sientan cómodas y seguras a la hora de desarrollar las tareas correspondientes, y sean capaces de tomar decisiones y actuar sin miedo a la equivocación.

14 comentarios
  1. Lourdes
    Lourdes Dice:

    Delegar y saber hacerlo en las personas adecuadas es un dilema. A mi me cuesta mucho, creo que nadie va a realizar el trabajo y alcanzar los objetivos tan bien como yo… esto me lleva a estar agobiada. Uno solo no puede hacerlo todo, ya sabéis el dicho ( el que mucho abarca, poco aprieta ) y eso es lo que me pasa cuando quiero hacerlo todo yo sola.
    Me ha venido de maravilla tu articulo, José Ramón. Eres un lince.

    Responder
    • Jose Ramon
      Jose Ramon Dice:

      MUCHAS GRACIAS por tu comentario. Cuando no delegamos, no nos desarrollamos y no multiplicas el éxito de nuestros logros y lo haces extensible a todo el equipo. La delegación EXITOSA reportará beneficios a todas las partes, genera compartir resultados, involucrarse en alcanzar los objetivos y mejorar la gestión del tiempo. A la hora de delegar . Selecciona al más cualificado o al más beneficiado aprendiendo de esta experiencia al tomar el trabajo.

      Entrégale información y recursos suficientes, no se trata de “PASAR” asuntos espinosos, estás entregando responsabilidad, si así lo detecta la persona se elevará el interés por el proyecto y le dará un sentido más profundo de logro y satisfacción cuando la tarea se haya completado y no olvides que, la responsabilidad última recae en ti.

      Hablamos de RESULTADOS, no del PROCESO, hay un sin fin de formas de realizar las tareas y el foco lo pondremos en el RESULTADO FINAL, estás delegando iniciativa, entrega margen a la creatividad, talento… No se trata de interferir constantemente, si no de establecer las condiciones y que fluya la comunicación para conseguir el objetivo.

      Establece encuentros constructivos y pregunta sobre fechas, tiempos, avances, dudas. Utiliza el feed-back positivo, que mantendrías, cambiarías, añadirías para tener EXITO

      Responder
  2. Isabel manzanares
    Isabel manzanares Dice:

    Estoy realmente interesada en esta formación a nivel empresarial, ya que el a actualidad me encuentro bloqueada en mi empresa actual y necesito avanzar en mi trabajo como comercial. También considero indispensable aprender a expresarte adecuadamente ya que hay veces que no se como hacerlo y seria yo creo, muy valioso aprender a hablar con soltura

    Responder
    • Jose Ramon
      Jose Ramon Dice:

      MUCHAS GRACIAS por TU comentario Isabel.
      Todos tenemos bloqueos, y la inacción nos lleva a emociones o estados de ánimo que nos paralizan. La buena noticia es que SE PUEDE cambiar. El lenguaje genera SER, somos lo que decimos

      Responder
  3. Felipe
    Felipe Dice:

    Estoy deacuerdo con el artículo. Pero es tan difícil delegar… casi más que adelgazar. Interesante para pasárselo a algunas personas que no saben delegar. La clave es la confianza en el otro y el pensar que no somos omnipotentes. No podemos con todo. Habrá que aplicarlo también en la Parroquia.

    Responder
    • Jose Ramon
      Jose Ramon Dice:

      MUCHAS GRACIAS por TU comentario Felipe.
      La Confianza y el COMPROMISO.
      Pues en la parroquia lo saben desde hace tiempo.
      Y viendo el suegro de Moisés todo lo que él hacía con el pueblo, dijo: ¿Qué es esto que haces tú con el pueblo? ¿Por qué te sientas tú solo, y todo el pueblo está delante de ti desde la mañana hasta el atardecer?
      Entonces el suegro de Moisés le dijo: Lo que haces no está bien.
      Desfallecerás del todo, tú, y también este pueblo que está contigo, porque la tarea es demasiado pesada para ti; no podrás hacerlo tú solo.
      Oye ahora mi voz; yo te aconsejaré, y Dios estará contigo. Representa tú al pueblo delante de Dios, y somete los asuntos a Dios.
      Y enseña a ellos los estatutos y las leyes, y muéstrales el camino por el cual deben andar y lo que han de hacer.
      Además, busca tú de entre todo el pueblo hombres de virtud, temerosos de Dios, hombres verídicos que aborrezcan la avaricia; y ponlos sobre el pueblo como jefes de millares, jefes de centenas, jefes de cincuenta y jefes de diez.
      Ellos juzgarán al pueblo en todo tiempo; y será que todo asunto grave lo traerán a ti y ellos juzgarán todo asunto pequeño; alivia así la carga de sobre ti, y la llevarán ellos contigo.
      Si esto hicieres, y Dios te lo mandare, tú podrás aguantar, y todo este pueblo se irá también en paz a su lugar

      Responder
  4. Lourdes Castellanos
    Lourdes Castellanos Dice:

    Completamente de acuerdo con tu artículo. En mi experiencia de trabajo de más de 25 años, no he conocido a nadie que sepa delegar “como Dios manda”. Los jefes no quieren perder poder y tienen miedo de que otros les quiten el puesto. Lo ven como un síntoma de debilidad y eso conlleva a que se tengan que quedar muchas cosas paradas sin hacer y a que el trabajo no salga como debería.
    Es una pena que mis jefes no lean esto.
    Me ha encantado. Enhorabuena.

    Responder
    • Jose Ramon
      Jose Ramon Dice:

      MUCHAS GRACIAS por TU comentario Lourdes.

      Lamento que hayas experimentado la peor conjugación del verbo delegar Del – Ego. Cuando delegas transmites la acción, no la responsabilidad. Es uno de los actos más difíciles de la condición humana.
      Cuando no delego nace esta inacción. No se si te suena, la lista de EXCUSAS
      “Todo lo tengo que hacer yo”
      No confío.
      Si delego, pierdo poder.
      Tengo tanto que hacer (pobre de mi) que no hay tiempo de explicarle nada a nadie.
      El punto es que la gran barrera en la acción de delegar es la pérdida de control sobre la acción encomendada. Cómo nos cuesta soltar, cómo nos cuesta confiar. Del-ego y, posteriormente, invierto todo el tiempo y energía ganada al hacerlo en controlar la acción del otro en forma incisiva y constante, lo que muchas veces se convierte en una inversión aún mayor que lo logrado al ampliar mis capacidades delegando.
      Delegar tampoco significa desentenderse completamente del tema, sino seguirlo con atención justa y sin invadir.

      Tenemos entonces que aprender a delegar bien, en la acción e intención. No hablo solamente de grandes proyectos o responsabilidades, me refiero también a las pequeñas cosas que en oportunidades pedimos a un compañero del trabajo, familiar o amigo. Delegar no es fácil: es uno de los actos mas difíciles de la interacción en cualquier ámbito, pero es fundamental que nos detengamos a reflexionar sobre esto y comprendamos la importancia que radica en poder detectar quién o quienes están capacitados para realizar la tarea y luego, en forma clara, precisa, sin manejos del ego y con mucha humildad, encomendar y soltar.

      Aprender a delegar es hacerlo con confianza, humildad y sinceridad. Por otro lado, cuando delego del ego, no delego.

      Responder
  5. Cristina Andarias
    Cristina Andarias Dice:

    Para delegar hay que confiar. A nivel empresa, un mundo en el que no es fácil fiarte del que tienes al lado porque hay mucha competitividad y además, porque cada uno suele ir a su rollo y no se conoce realmente al otro, no es fácil.
    Pienso que mucha gente quisiera delegar, porque en el fondo, lo que uno desea es rendir mejor y tener más tiempo para cosas que no son del trabajo, pero en general se vive un poco deshumanizadamente y si no sabes quién es el otro…¿como puedes confiar en él?
    En mi experiencia como madre, a los niños se les inculca esta competitividad e individualismo desde el colegio: lo importante es la nota, el que mejor rinde es el que vale, padres que hiperprotegen a sus hijos y no les dejan resolver pequeñas problemáticas “de niños”, es decir, anulan su capacidad de comunicación y gestión de conflictos y por supuesto, la mentalidad de los “derechos”: todo para mí, porque me lo merezco”, obviando muchas veces la otra cara de la moneda: las responsabilidades.
    Para mí se resume en: delegar es confiar y confiar implica poseer virtudes y valores como la humildad, la generosidad y la capacidad de comunicación.

    Responder
    • Jose Ramon
      Jose Ramon Dice:

      MUCHAS GRACIAS Cristina por tu comentario.

      Un líder delega roles y distribuye roles y hace lo que un líder tiene que hacer en un equipo, que es observar que necesitan las personas para desarrollarse.
      En mi opinión tanto en las compañías como en mi vida personal, a la hora de tomar acción para hacer tareas los sistemas funcionan asentándose en dos músculos que son los que sustentan todo el sistema Confianza y Compromiso. Los lazos de confianza las reglas del juego que permiten que ese equipo opere y coordine acciones y se comprometa con eficiencia y con asertividad.
      Las compañías asocian la confianza a los resultados que nos comprometemos a obtener. Cuando alguien se incorpora se le marcan unos objetivos, plazos…, se le entregan medios técnicos, humanos… y se le evalúa en función de los resultados.

      Responder
  6. marga
    marga Dice:

    Recuerdo que siendo la delegada de curso en el instituto y la universidad me costaba horrores delegar, porque pensaba (y pienso) que no había nadie mejor que yo para llevar a cabo los cometidos que tenía entre manos… que no eran otros que cena de final de curso, etc. pues bien, ahora ya iniciada en el mundo profesional, soy periodista, son otros quienes delegan en mí y experimento cómo en MÍ está la clave para que un jefe delegue. Cuanta más confianza le de yo, más tranquilo estará. Eso me pasaba con mi compañeros..eran un poco cafres. jajaj… NO, en serio, me ha ayudado esta lectura para reflexionar sobre mi modus operandi profesional

    Responder
  7. JUAN
    JUAN Dice:

    A veces tenemos miedo a delegar. He tenido una experiencia reciente con personas de mi equipo, acostumbradas a recibir las tareas “mascaditas” y a pesar de ello cometiendo muchos errores y carentes de motivación. El hecho de haberles delegado tareas completas, en las que asumen una responsabilidad adecuada a su perfil profesional, ha supuesto un cambio radical tanto en su rendimiento como en su actitud en el trabajo. En pocos meses la evaluación de su desempeño ha pasado de “está en su techo” a “puede asumir nuevas responsabilidades”.

    Responder
  8. Jose Ramon
    Jose Ramon Dice:

    MUCHAS GRACIAS Juan por TU aportación.

    Las 4 ACTITUDES laborales básicas.
    1 Cumplir Tareas
    2 Lograr Objetivos.
    3 Aportar Valor
    4 Marcar la Diferencia

    Los Resultados de ellas, bajos, medios, altos SOBRESALIENTES

    1 Cumplir Tareas, Dirigir tareas. Hacen, controlan, piden, hacen tareas, justifican lo que hacen
    2 Lograr Objetivos. Liderar procesos, dirigen presionan, proponen, alcanzan objetivos, miden y analizan
    3 Aportar Valor. Alcanzar metas, mejoran lo que hacen, lideran implantan, cooperan. FACILITAR SATISFACCIÓN
    4 Marcar la Diferencia. Superan metas Mentalidad de dueño, facilitan, promueven, integran. REINVENTAR EL FUTURO

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acepto la política de privacidad *

Acelera tu carrera  te informa que los datos de carácter personal que nos proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por José Ramón Valbuena como responsable de esta web. Finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales: gestionar el alta a esta suscripción y remitir boletines periódicos con información y oferta prospectiva de productos o servicios propios y de terceros afiliados. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@aceleratucarrera.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar nuestra política de privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.