Aumenta tu eficacia incrementando tu enfoque

Cuando estás haciendo algo, la atención es lo más importante. A través de ella proyectas lo mejor de ti en una sola tarea, en una sola persona, en una actividad… Pero lo cierto es que muchas veces estar atento no es suficiente. Si quieres aumentar tu eficacia, este es mi consejo: incrementa tu enfoque.

enfoqueEstar enfocado significa estar presente, ser consciente y saber lo que haces y con qué objetivo lo haces. Así, tendrás el control de la situación y podrás siempre reconducirla hasta alcanzar tu objetivo.

Llevado a la práctica el enfoque es:
Tener que entregar un informe. Ponerte a trabajar en él. Eliminar cualquier distracción e interrupción. Y además poner todos tus conocimientos, tu esfuerzo y tu talento en la elaboración de ese informe.

GRATIS
TU PLAN DE CARRERA PERFECTO - Personalizado para ascender

Puede parecer fácil, pero no lo es tanto. Vivimos en un mundo distraído y con cada vez más distracciones. Sin embargo, aunque no sea fácil, es necesario encontrar ese enfoque. O estaremos perdidos…

Cómo lograr enfoque

El enfoque no es algo innato; es algo que se crea, se construye y se propicia.

Y mi consejo es que, al menos en un principio, lo hagas en momentos puntuales. Escoge aquellos momentos que exigen ese “extra” en el trabajo, por ejemplo.

 

Vale, pero ¿cómo se construye?

Quizá ya te estabas haciendo esta pregunta…

Existen varias formas. Y lo cierto es que ninguna es mejor que otra. Cuestión de que practiques y decidas cuál es la más efectiva para ti.

Yo, en este post te propongo una técnica sencilla que me parece ideal para empezar a trabajar el enfoque:

Se trata de un ejercicio que debes poner en práctica antes de realizar una tarea, actividad o momento importante.

Antes de empezar esa actividad:

  1. Pregúntate: ¿qué es voy a hacer?, ¿por qué es importante para mí?, ¿qué busco con ello?
  2. Responde claramente: Voy a hacer… 

Te invito a poner en práctica este pequeño truco antes de cualquier cosa importante: una reunión con tu equipo de trabajo, realizar un informe, responder a un email, etc.

¿Qué sentido tiene esto? Es simple: la clave para conseguir enfocarte es ser totalmente consciente de lo que vas a hacer justo antes de comenzar a hacerlo.

Cuando hayas comenzado, recuérdate lo que estás haciendo… Repítete a ti mismo: Ahora estoy haciendo… 

¡Pruébalo! Eso sí, no lo hagas una sola vez. Hazlo en cada momento importante. E intenta repetirlo 4 o 5 veces al fía como mínimo… Cuando comiences a acostumbrarte a ello verás los beneficios.

 

Aprende a enfocarte en lo realmente importante y estarás aprendiendo a sacar a la luz la mejor versión de ti mismo justo cuando lo necesitas.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *