El 2020 ha cambiado el paradigma de gran parte de la sociedad mundial. La pandemia dejará grandes huellas en lo económico, en lo laboral y en toda actividad que ejerza el humano. De estas, el trabajo será uno de los planos en donde mayor modificación se reflejará en la época post COVID-19. Estas son algunas de las tendencias que se reflejarán de aquí en adelante.

El distanciamiento, una acción que se reflejará con frecuencia

Luego de las medidas gubernamentales de prevención, habrá que poner las responsabilidades en lo individual y en lo grupal. Los grupos de trabajo volverán en algunos casos a sus respectivos lugares de actividad y tendrán que seguir protocolos específicos. 

Existe una gran cantidad de empresas que deberán remodelar sus instalaciones para asegurar a sus empleados y clientes las condiciones sanitarias que los organismos de salud exigen. En lo inmediato, no deberá ser sorpresivo que las grandes compañías opten por lugares que respeten el distanciamiento, así como el uso obligatorio de mascarillas, kits de protección personal y zonas de seguridad, entre otras medidas que, hace un año eran impensadas y hoy son muy habituales.

Teletrabajo y home office

El teletrabajo ya existía. Pero, la pandemia ha fortalecido este tipo de actividad laboral. Las empresas optaron por esta modalidad ante el impedimento de no poder tener a sus empleados en los lugares tradicionales de trabajo.

En los últimos meses, las empresas tuvieron que adaptar sus instalaciones y agendas en base a este tipo de labor. Incluso, el Gobierno ha puesto en práctica la Ley de Teletrabajo para poder dar resguardo a la enorme cifra de personas que están operando bajo esta modalidad.

Sin dudas, es un cambio rotundo de la cultura occidental y la idea de que un trabajo solo puede realizarse en persona. Derribado este mito, existen más de una empresa que re plantan sus bases laborales. Hay quienes quieren seguir con esta tendencia, aún con una cura efectiva. Entendieron que se llega al mismo resultado en condiciones diferentes a las habituales.

Reuniones sociales y viajes repentinos

No hace falta mencionar que el sector del turismo es uno de los más afectados por el COVID-19. Incluso, se estima que sea uno de los que tenga mayor dificultad en volver a su funcionamiento habitual. Aunque parezca solo un dato, esto influye fuertemente en el ámbito laboral. Todas las reuniones y convenciones que hasta el momento se realizaban presencialmente, a partir de este momento, serán virtuales y será habitual ver congresos dictados a través de una plataforma.

Algo similar ocurre con los eventos tradicionales que las empresas realizan durante el año laboral. Todas estas iniciativas afrontarán una transformación y se mudarán hacia el plano virtual. Otra posibilidad es organizar eventos en distintos días y dividir a los grupos de personas para no reunir grandes cantidades de personas en espacios reducidos.

El trabajo por objetivos tomará más valor

Algo que ha formalizado el Coronavirus es que son muchos casos en que las personas pueden conseguir los mismos objetivos sin estar condicionados por el formato presencial, las horas o frecuentes indicaciones. El teletrabajo demostró que una persona que esté en condiciones confortables rinde de forma similar que una que sienta la presión de un grupo que constantemente busca lograr el éxito. 

A pesar de favorecer al trabajo por objetivos, algunas empresas creen que brindar una flexibilidad tan elevada puede resultar perjudicial para las empresas.

La reputación de la firma se pone a prueba

Decir que es un momento importante para ganar reputación para las empresas puede sonar falto de sentido. Sin embargo, lejos está de poder ser catalogado de esta manera. En épocas de crisis económicas es donde las grandes firmas deben potenciarse y afianzarse en el mercado. 

Si la empresa conoce que el caudal de clientes disminuirá, también debe saber que tiene que cuidarlos con todas las fuerzas. En un mundo que no permite espacio para equivocarse, hay que hacer todo lo posible para cuidar lo que se tiene. 

Se potencia el trabajo freelance y el trabajo flexible

Si bien tiene muchas diferencias con el teletrabajo, el freelance tiene también similitudes. Ambos conviven en un mismo plano y son utilizados desde hace muchos años. La gran diferencia es que el freelance tiene mermadas ciertas obligaciones y derechos y su foco es el encargo que trabaja en el momento. 

Si bien es una relación sin amparo, hay una gran cantidad de empresas que buscan empleados de esta manera porque el desconcierto y la incertidumbre del momento abre las puertas a un sector que no estaba en la consideración de la mayoría.

Los trabajos flexibles serán moneda corriente y, si se tiene en cuenta la tecnología con la que se cuenta hoy en día, puede ser un actor clave en la economía venidera.

El Futuro del Trabajo Remoto | Max Faingezicht

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acepto la política de privacidad *

Acelera tu carrera  te informa que los datos de carácter personal que nos proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por José Ramón Valbuena como responsable de esta web. Finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales: gestionar el alta a esta suscripción y remitir boletines periódicos con información y oferta prospectiva de productos o servicios propios y de terceros afiliados. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@aceleratucarrera.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar nuestra política de privacidad.