https://aceleratucarrera.com/un-futuro-de-autonomos/

Pensar en un futuro laboral de trabajo autónomo es una opción que cobra cada vez más atractivo entre los jóvenes españoles. La realidad es que muchos de ellos anteponen los emprendimientos como su primera opción, incluso antes que trabajar para una gran organización o ser funcionarios. 

Un futuro de autnomos-Max-Quality

Una reciente encuesta reveló que en España poco más de la tercera parte de los universitarios desean ser autónomos al salir de la universidad. Esta actitud forma parte de los cambios que se están produciendo acerca de las actitudes hacia el trabajo y las organizaciones. De hecho, las nuevas generaciones contemplan de manera mucho más abierta la posibilidad de desarrollarse fuera de las organizaciones y realizar emprendimientos. 

Cabe recordar que las edades de los entrevistados en el estudio representarán en el transcurso de los próximos años el 75% de los trabajadores. Por ello es importante conocer cómo se prefiguran las expectativas y necesidades de dicho grupo etáreo. 

Trabajo autónomo en la mira

De esta manera, la idea de emprender resulta mucho más atractiva a los ojos de los más jóvenes, que hace pocas décadas atrás. Los resultados de los estudios revelan que la actitud hacia el trabajo, el desarrollo profesional y el aprendizaje están cambiando. 

También las tecnologías emergentes son una variable dentro de los nuevos entornos laborales y las expectativas de los jóvenes profesionales. Por ejemplo, muchas organizaciones han tenido que migrar hacia estructuras más ágiles en función de captar y conservar el talento. 

A su vez, otra variable a considerar es que una gran parte de los profesionales más jóvenes estiman que el desarrollo de la experiencia laboral toma una gran importancia, es decir, es más importante desarrollar habilidades para enfrentar los desafíos que otros aspectos de la vida laboral. 

Esto resulta, además, en una necesidad para que las organizaciones cuenten con estructuras más flexibles en sus equipos de trabajo. A su vez, las jerarquías tal como se conocían han sufrido transformaciones y el liderazgo es cada vez más colaborativo. 

Emprendimiento y carreras

Si bien es una tendencia en aumento la de emprender luego de finalizar los estudios, también es cierto que hay ciertas carreras que cuentan con mayores posibilidades de ser autónomos. 

Un estudio mostró que al año de finalizar los estudios, las carreras que generaron más autónomos fueron de las ramas de la Odontología y de la Podología. También destacan la Ingeniería de Recursos Energéticos y la Ingeniería Química con elevado nivel de autónomos al poco tiempo de finalizar la carrera.

Otras carreras con buen índice de autónomos son el Derecho y el Trabajo Social. 

Dificultades para emprender

A pesar de las intenciones de los jóvenes de emprender, la realidad es que hay cierta brecha entre las intenciones y su posterior concreción. Por ejemplo, un estudio de 2018 mostraba que apenas el 7% de los universitarios logran emprender un negocio luego de culminar sus estudios. Dicho estudio señalaba que las tasas de trabajo autónomo no se acercan siquiera a las de los asalariados, que rondan casi la mitad del total con un 48,3%. 

Merece la pena destacar que hay ciertas dificultades que son las más frecuentes a la hora de emprender. Por ejemplo, cuentan la falta de liquidez y de apoyo financiero, así como la propia inexperiencia. 

El apoyo financiero lidera la lista de los principales obstáculos para ingresar al  mercado laboral de manera autónoma. Las políticas gubernamentales también son consideradas un obstáculo para los universitarios a la hora de emprender por su cuenta. 

Otras consideraciones como las normas sociales y culturales, la formación y el contexto político, social e intelectual también se perciben como obstáculos para el desarrollo de los autónomos. 

Autónomos: Un perfil

Recientes investigaciones revelaron que el trabajo autónomo es emprendido por hombres y mujeres de manera bastante pareja. El 4,8% de los hombres egresados de la universidad deciden hacerse autónomos, mientras que en el caso de las mujeres la cifra es del 3,2%. En cuanto a la consolidación de los negocios, ambos sexos tienen porcentajes similares.  

Respecto a la generación de empleos por parte de los autónomos, más de la mitad no tienen empleados, mientras que una tercera parte cuenta con una plantilla de entre uno y cinco empleados a su cargo. Apenas un 3% de los autónomos jóvenes cuenta con más de nueve empleados. 

Por otra parte, dentro del colectivo general de autónomos en España, apenas un 6,2% está integrado por menores de 30 años para 2021. Si bien la cifra es un 0.8% mayor que en 2020, contrasta con el 15,9% de jóvenes del mismo grupo etario que están dados de alta como asalariados. 

Mejorar la situación

Recientemente, la Unión de Asociaciones de Jóvenes Autónomos y Emprendedores (UJAE) llamó la atención sobre las cifras de trabajo autónomo para los más jóvenes. Según representantes de la organización, los menores de treinta años que desean emprender encuentran desprotección y precariedad, factores que desaniman este tipo de iniciativas. 

Con la intención de mejorar la situación, la UJAE propone la creación de planes que sirvan para acompañar a los más jóvenes. También toma en cuenta el fácil acceso a la financiación para el trabajo autónomo, que es una de las carencias más importantes del sector. De hecho, un reciente informe del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo señala que cerca del 30% de los emprendedores no ha conseguido rentabilizar su negocio, mientras que cerca del 10% ha tenido problemas con la financiación. 

Por ello, muchas comunidades autónomas han decidido desarrollar diferentes clases de ayudas. Por ejemplo, en Andalucía se ofrecen hasta seis mil euros como subvención para la digitalización de las compañías. Por su parte, Castilla y León destina de cuatro mil a seis mil euros para fomentar el retorno de los autónomos a la comunidad, mientras que Baleares otorga ayudas de entre dos mil y cinco mil euros para negocios que no sobrevivieron a la pandemia. 

Otras opciones son las líneas de financiación como las que ofrece el Instituto de Crédito Oficial. En este caso, los trabajadores autónomos y empresas con planes rentables pueden acceder a ellas. Recientemente, el gobierno español aprobó una ampliación de estos créditos. 

El programa Enisa del Ministerio de Industria también ofrece desde 25 mil a 75 mil euros en líneas de financiación para autónomos jóvenes y pequeñas y medianas empresas. En este caso, exigen que la actividad haya iniciado al menos dos meses antes de la solicitud. También debe presentarse un modelo de negocio innovador y con ventajas competitivas. Otro requisito es que el domicilio y la actividad debe radicarse en España.  

En cualquier caso, se trata de iniciativas que apuntan a mejorar el panorama para el trabajo autónomo, de manera tal que los emprendedores tengan algunas ayudas gubernamentales.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Acepto la política de privacidad *

Acelera tu carrera  te informa que los datos de carácter personal que nos proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por José Ramón Valbuena como responsable de esta web. Finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales: gestionar el alta a esta suscripción y remitir boletines periódicos con información y oferta prospectiva de productos o servicios propios y de terceros afiliados. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@aceleratucarrera.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar nuestra política de privacidad.