como ascender en el trabajoNadie te va a señalar en un mapa el camino correcto que debes recorrer para lograr un ascenso hasta la cúspide de tu carrera profesional. Esto es algo que debes descubrir por ti mismo/a.
Lo que sípuedes encontrar son personas dispuestas a orientarte y ofrecerte consejos que te pueden ayudar a ascender; eres túquien debe valorarlos y decidir cómo aplicarlos. El trayecto que te llevaráa un ascenso en tu carrera depende, en gran medida, de ti y de tus decisiones.

 

 

  1. Márcate metas Identifica dónde te encuentras y dónde quieres llegar. Si lo tienes claro, comienza a establecerte metas concretas que quieres alcanzar a corto, medio y largo plazo.
  2. Ten iniciativa propiaNo te mantengas en la pasividad a la espera de que te encarguen o pidan algo. Adopta una actitud proactiva, adelántate, participa, busca y aporta soluciones… Trata de ir más allá de lo que se espera de ti.
  3. Sé curioso/a

    Sé curioso/a, interésate por todo lo que te rodea, pregunta y escucha con atención. Esta es, sin ninguna duda, la mejor manera de ganarse el respeto de compañeros y jefes.
  4. Capacitación constante

    Recíclate, actualízate, busca siempre ampliar tus conocimientos en todo aquello que te interese y te pueda servir para mejorar.
    Existen compañías que dan la importancia que merece a este punto e invierten en la formación de sus empleados, pero si no es tu caso, no dudes en invertir tú en ti mismo/a, no te arrepentirás.
  5. Creación de equipos

    El espíritu y capacidad de trabajar y crear equipos es tanto o más importante que los conocimientos o la experiencia adquirida.
    A largo plazo, contar con esta capacidad es una garantía, ya que las nuevas demandas se inclinan en este sentido… Y es que el éxito no se consigue solo.
  6. Sé resolutivo/a

    Ser resolutivo, contar con la capacidad de dar solución a los conflictos o posibles incidentes es, sin lugar a dudas, uno de los aspectos que más valoran los empleadores.
    Cuando un jefe asigna una tarea, lo hace con la intención de olvidarse de ella considerándola ya realizada o resuelta. Y a la hora de decidir quien asciende, el desempeño en ambientes o situaciones adversas es uno de los principales aspectos que se evalúan.
  7. Muéstrate

    No se trata de exhibirte, sino de hacerte visible.
    Cuida tu comunicación dentro de la empresa, sé coherente y comunícate de la forma más fluida posible, tanto a nivel horizontal (suministrarndo apoyo emotivo y social entre los trabajadores y/o compañeros; a la hora de coordinar las tareas para la plantilla, de modo que estén organizadas y sean cogerentes unas con otras, etc.) como a nivel vertical (con tu compañeros, trabajadores y superiores). Y si tienes una idea, compártela.
  8. Aléjate de rumores

    Evita y aléjate de chismes y rumores. Desde luego, esta es la peor de las alternativas si lo que buscas es ganarte la confianza de tu jefe.
    Los rumores despiertan envidias, generan confusión, malos entendidos y, por lo general, no aportan nada positivo.
  9. Si tienes un jefe tóxico, actúa

    Una persona tóxica, se caracteriza, entre otras cosas, por no reconocer los logros de sus colaboradores. Y un jefe tóxico, no lo hará.
    Si tu jefe es un jefe tóxico, actúa. Ten en cuenta que no tendrá ningún reparo en prescindir de tus servicios es cualquier momento, simplemente te utilizará mientras le convenga. Ante una situación así, en la que sabes que no podrás avanzar, busca un cambio, ya sea tratando de cambiar el puesto o tarea dentro de la compañía o directamente cambiando de empresa.
  10. Liderazgo

    Plantéate seriamente lo que quieres hacer y hasta dónde quieres llegar. Y una vez que conozcas a la perfección lo que quieres, aprende cómo hacer que te sigan. Ser un líder es algo que se puede aprender.

 

 

coaching para la accion Madrid¿Qué harías si supieras que no vas a fracasar?

‘Fracaso’es, probablemente, una de las palabras más temidas y evitadas…

La palabra ‘fracaso’no sólo provoca miedo, sino que es la responsable de que muchas personas se mantengan estancadas en la pasividad. Y es que, por lo general, no sólo genera miedo, sino que además esconde otros temores: a perder algo, a las críticas, etc. Sin embargo, también existen muchas otras personas que han decidido tomar el timón y, una vez se han puesto manos a la obra, han logrado sus propósitos y alcanzado sus metas.

Lo más fácil -y habitual- es pensar que los que sí han logrado vencer sus miedos y conseguido empezar un camino rumbo a sus objetivos, lo han logrado gracias a un golpe de suerte o porque poseen innatos rasgos que se lo han permitido…Las excusas pueden ser tantas como la imaginación permita. Pero la realidad es que la única diferencia entre los que se mantienen en la pasividad y los que logran sus objetivos es que, estos últimos, han decidido tomar las riendas de su propia vida y han dado un paso al frente decididos a dejar a un lado el miedo a fracasar, han tomado la decisión de triunfar y han trabajado muy duro para conseguirlo. Las excusas son sólo eso; y esta es la realidad.

La buena noticia es que, si otros han podido, ¡tútambién puedes!

Descubre tu verdadero miedo

El miedo al fracaso siempre escode otros miedos. Y para poder vencer tu miedo, lo primero que debes hacer es descubrir a qué temes realmente. ¿Quizás a quedarte solo/a?, ¿a las críticas, tal vez?, ¿quizá tengas miedo a perder algo?, ¿a quedarte sin dinero?

Cuando tengas claro qué es lo que realmente te da miedo, es momento de ponerse manos a la obra para vencer ese miedo. Y para lograrlo puedes comenzar por:

Crear un plan B que te aporte algo de tranquilidad.

Por ejemplo, si lo que de verdad temes es perder tus ahorros o endeudarte, crea un colchón financiero.
Contar con un plan alternativo te dará confianza y tranquilidad.

Ten siempre presentes las ventajas, recuérdate constantemente los beneficios, no olvides y repítete a ti mismo/a las razones por las que quieres seguir adelante y merece la pena correr el riesgo.

Analiza tus miedos. Piensa fríamente en lo peor que podría pasar si algo no sale como esperas. Seguramente, sobrevivirías y podrías seguir adelante. Entonces, analiza de nuevo tus miedos y piensa en cómo te están afectando y lo que podrías llegar a alcanzar o conseguir si los vences. Finalmente, valora los pros y los contras de cada caso.

Deja de ver el fracaso como algo negativo

Dejar de ver y entender el fracaso como algo negativo es algo fundamental para poder avanzar…

Algo que no funciona, no es un fracaso. Ya lo dijo Thomas Alba Edison, “no he fracasado, he encontrado 10000 formas que no funcionan.”
Edison habla de la experiencia de quien lo intenta hasta lograr lo que realmente desea sin renunciar al viaje por el simple hecho de no llegar ya. ¿Por qué renunciar a disfrutar del viaje? Descubrir rincones insólitos o que no conocíamos, aprender sobre cosas de las que no sabíamos nada o quizá no lo suficiente, perder el miedo a lo incierto y disfrutar descubriendo.
Cuando uno vive con curiosidad y probando de manera perseverante, más temprano o más tarde, al final, el camino arribará a buen puerto.

Es importante entender que el fracaso no es el final, el fracaso no es más que un resultado adverso lleva hacia el siguiente paso.

Una vez que tomes la decisión lograrás entenderlo y aceptarlo todo mucho mejor, ya que te estás comprometiendo y harás lo que haga falta por salir adelante. Y cuando se decide luchar, trabajar y hacer lo que sea necesario, se consiguen resultados.

El miedo llamó a la puerta, la confianza abrió y fuera no había nadie